Nuevas imágenes de Ceres.

Fuente: https://www.nasa.gov

El área más brillante en Ceres destaca en medio de las sombras del terreno con cráteres en una nueva y espectacular imagen captada por la nave espacial Dawn de la NASA, tomada mientras miraba de lado el planeta enano. Dawn tomó esta imagen el pasado 16 de Octubre, desde su quinta órbita científica, en la que el ángulo del sol era diferente de las órbitas anteriores. Dawn se encontraba a 1.480 kilómetros por encima de Ceres cuando captó esta imagen – una altitud que la nave había alcanzado a principios de Octubre.    

El cráter Occator, con su brillante región central y las áreas secundarias menos reflectantes, parece bastante prominente cerca de la extremidad, o borde, de Ceres. Con 92 kilómetros de ancho y 4 kilómetros de profundidad, Occator muestra evidencias de actividad geológica reciente. La investigación más reciente sugiere que el material brillante en este cráter está compuesto de sales que quedaron después de que un líquido salado emergiese desde abajo, se congelase y luego se sublimara, lo que significa que se transformase de hielo a vapor.

 

El cráter Occator, con su brillante región central y las áreas secundarias menos reflectantes es captado en esta espectacular imagen por la sonda espacial Dawn de la NASA. Créditos de la imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

 

El impacto que formó el cráter hace millones de años descubrió el material que cubría la zona exterior del cráter, y puede haber provocado el afloramiento del líquido salado.

“Esta imagen captura la maravilla de elevarse por encima de este fascinante mundo único que Dawn es la primera en explorar”, dijo Marc Rayman, ingeniero jefe y director de la misión Dawn, con base en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en Pasadena, California.

Los científicos de Dawn también han publicado una imagen de Ceres que se aproxima a cómo el ojo humano vería el planeta enano. Este punto de vista, producido por el Centro Aeroespacial Alemán en Berlín, combina imágenes tomadas desde la primera órbita científica de Dawn en 2015, usando filtros rojo, verde y azul de la cámara de encuadre. El color se calculó basándose en la forma en la que Ceres refleja las diferentes longitudes de onda de la luz.

La nave espacial ha reunido decenas de miles de imágenes y otra información de Ceres desde su llegada a órbita el 6 de Marzo de 2015. Después de pasar más de ocho meses estudiando Ceres a una altitud cercana a los 385 kilómetros, más cerca de lo que la Estación Espacial Internacional está de la Tierra, Dawn se dirigió a un punto de vista más elevado en Agosto. En Octubre, mientras la nave estaba en su altitud de 1.480 kilómetros, envió imágenes y otros valiosos datos acerca de Ceres. El 4 de Noviembre, Dawn comenzó a recorrer su sexta órbita científica, y estará a más de 7.200 kilómetros de Ceres.

Uno de los objetivos de la sexta órbita científica de Dawn es refinar las mediciones recogidas anteriormente. El espectrómetro de rayos gamma y de neutrones de la nave espacial, que ha estado investigando la composición de la superficie de Ceres, va a caracterizar la radiación de los rayos cósmicos no relacionadas con Ceres. Esto permitirá a los científicos restar “ruido” de las mediciones de Ceres, por lo que la información será más precisa.

La nave espacial se encuentra en buena forma, ya que continúa funcionando en su fase de ampliación de la misión, que comenzó en Julio. Durante la misión principal, Dawn estuvo en órbita y logró todos sus objetivos originales en Ceres y el protoplaneta Vesta, los cuales visitó entre Julio de 2011 y Septiembre de 2012.

Los científicos de Dawn también han publicado esta imagen de Ceres que se aproxima a cómo el ojo humano vería el planeta enano.Créditos de la imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Anuncios

Observación lunar. “Superluna” 14-11-2016.

Fecha: 14-11-2016                  • DJ: 2457707                                                        • Hora: 20:20 UTC

Lugar: Monfarracinos (Zam)• Coordenadas: 41º34’42” N; 5º42’32”W • Altitud: 779m

Temperatura: 9ºC                 • Humedad: 59%                                                •Viento: 7 Km/h NE

Luna: Llena 99,7%                 • Bortle: 3/9                                                            • Seeing: 7/10

  • Circunstancias de observación: Muy pequeñas nubes dispersas por horizonte en SE sin afectar observación.
  • Equipo: Skywatcher ED120 + Neq6 Pro
  • Oculares: E. Scientific 34mm 68º 2” ; E. Scientific 14mm 82º 1.25”; E. Scientific 11mm 82º 1.25”; E. Scientific 4.7mm 82º 1.25”.
  • Accesorios: Filtro lunar GSO 1.25”; Set filtros LRGB visual Solomark 1.25”

Observación: 

El tiempo dio un respiro. A pesar de los días desapacibles anteriores, en los que había tenido desde niebla hasta lluvia pasando por fuertes rachas de aire y humedad, el día clave fue muy bueno para la observación de este fenómeno.

Por desgracia, no pude estar puntual para observar la salida del astro con el instrumental montado, y la observación con el equipo se realizó ya con cierta altura, aproximadamente unos 20º por encima del horizonte. Aún así la salida pudo ser observada, ese color cobrizo-anaranjado y esa “falsa” forma achatada no defraudaron, proporcionando una vista natural preciosa de ver.

Pude constatar como efectivamente el brillo era significativamente superior al de una luna llena “normal”, inundando el cielo de luz. Con una magnitud visual de -12.5, el astro reinaba majestuoso en el cielo, sin rival, empequeñeciendo la luminosidad de las estrellas que en otras noches nos parecen reinar en el firmamento.

Se realizaron varias observaciones, a distintos aumentos y jugando con varios filtros, dejando la observación más en el plano de deleitar con las vistas en una observación tranquila y relajada.

No tenía intención de hacer fotografía alguna, ya que hasta dentro de unos días no tendré un equipo suficientemente serio… pero no pude resistirme. Mediante una canalización de luz del ocular a una cámara ordinaria, se pudieron obtener ciertas instantáneas cuyo resultado me sorprendió gratamente debido a los medios utilizados y que comparto con vosotros más abajo.

En definitiva, una bonita sesión de observación en una magnífica compañía.

20161114_193339

Fotografía sin filtro, aplicados 26 aumentos.

20161114_193349

Fotografía sin filtro, aplicados 64 aumentos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías aplicados filtros. 1- Lunar GSO. 2- B (azul). 3- G (verde). 4-R (rojo). 5-L (claro); tomadas desde 64 aumentos.

Datos: 

Tamaño aparente: 33.8′     •Distancia: 353858 Km (aproximadamente 1 segundo/luz)   

Edad: 15.1 días.                       •Salida: 19:00:08       •Tránsito: 00:14:45   •Puesta: 06:28:47

Superluna el 14 de Noviembre.

Si el tiempo lo permite, el lunes 14 de noviembre podremos contemplar un fenómeno conocido como superluna, un término acuñado en 1979 por el astrólogo norteamericano Richard Nolle para referirse al momento en que la Luna, en sus fases de luna nueva y luna llena, se encuentra en su punto más cercano a la Tierra, pues el satélite describe una órbita elíptica alrededor del planeta. El momento exacto en que la Luna se verá más grande y brillante de lo habitual se producirá a las 14:52 (hora peninsular española), que obviamente será de día en España, pero igualmente se podrá apreciar durante la noche previa y la posterior.

“La luna llena del 14 de noviembre no es sólo la luna llena más cercana de 2016, sino también la luna llena más cercana hasta la fecha en el siglo XXI. La luna llena no se volverá a ver tan cerca de la Tierra hasta el 25 de noviembre de 2034“, explica la NASA. “Una superluna o una luna llena en su perigeo puede llegar a ser un 14% más grande y un 30% más luminosa que una luna llena en su apogeo”, añade el comunicado. La última vez en que la Luna estuvo tan cerca de la Tierra fue el 26 de enero de 1948, hace casi setenta años. Por otro lado, la superluna del próximo 14 de diciembre destaca porque “va a reducir la visión de la lluvia de meteoros de las Gemínidas”, según la NASA.

Nuestro satélite se encontrará muy cerca del punto de su órbita más cercano a la Tierra, 48.280 km más cerca que cuando se encuentra en el punto más lejano, llamado apogeo.

Fuente: National Geographic.

cdn1-uvnimg

Consejos para observar:

La luna llena nunca es del agrado para el astrónomo y observador, tanto por el brillo que dificulta y hasta imposibilita la observación de otros objetos como por el hecho de que la iluminación que recibe por parte del Sol hace imposible que se aprecien detalles de su relieve (al recibir la luz completamente de frente, no se proyectan sombras sobre su superficie).

Sin embargo, un espectáculo como este merece la pena ser observado, por la belleza que transmitirá a nuestras retinas como por el tiempo que transcurre entre este tipo de fenómenos. Para observarlo, no hace falta un instrumental demasiado complejo: basta con alejarse un poco de la ciudad para tener tranquilidad de observación, y deleitarse con la vista de nuestro satélite. Unos binoculares serán un buen instrumento de observación, si bien el brillo que ofrecerá puede resultar excesivo para la vista.

En caso de utilizar telescopio, estimo la utilización de un filtro lunar más que recomendable, para reducir precisamente el gran brillo que aportará. Si bien hay que tener en cuenta que muchos detalles de su superficie, en especial relieve y tonalidades, nos pasarán desapercibidos, la imagen será hermosa y tendremos un buen recuerdo en nuestra memoria.

Descripción de instrumental (parte 1).

Tras unos cuantos días de parón de observaciones por varios motivos (principalmente el tardío otoño que se ha instalado, con sus cielos cubiertos), he pensado realizar esta entrada: una entrada sobre material astronómico e instrumental. Todas las observaciones que se verán aquí están y estarán hechas con mi material, y considero útil poder mostrároslo y explicaros pros y contras, siempre desde mi punto de vista que puede ser más o menos acertado.

Personalmente, no me gusta citar marcas comerciales: no me pagan por ello y lo que para uno es bueno, para otro es malo y viceversa. Pero me veo obligado a ello; las marcas están presentes en el mundo de la astronomía (¿y en qué mundo no lo están?) y si quiero hacer un pequeño análisis, me veo obligado a citarlas y dar mi parecer (que, nuevamente recalco, puede ser acertado o desacertado, cada persona tiene su opinión).

GSO 12” Dobson.

20161009_234358

Tubo: Reflector newtoniano 300 mm. apertura, 1500 mm. de distancia focal (F:5).

Montura: Dobson manual sin mecanización.

Realmente es mi equipo favorito. Su tamaño es ideal para el transporte (siempre que el coche lo permita, pero salvo pequeñas excepciones, permite buena transportabilidad). Luminoso, sencillo, personalizable. Pienso que es la manera de tener un instrumental que comienza a adentrarse en las aperturas “grandes” a un coste bastante asequible. El hecho de no poseer seguimiento ni localización automática de objetos puede convertirse en una ventaja: el conocimiento del cielo que se obtiene en el proceso de encontrar aquello que buscamos. Si os dais cuenta, comienzo mis reseñas de observaciones con una manera de localizar el objeto por “saltos estelares”. Estos saltos, estos “viajes” me han enseñado y me han permitido encontrar por el camino bellos objetos y campos estelares dignos de ser observados

Modificaciones:

  • Asa paralela al tubo: Útil tanto para transporte como para manejo del propio tubo. Atornillada, no pegada (un despegue del asa en el transporte sería fatal).
  • Telrad: Complemento útil para aperturas de 300 mm. en adelante. Aunque no sustituye al buscador tradicional, sino que lo complementa, ha habido noches en las que no he utilizado este último, haciendo todas las búsquedas mediante el Telrad.
  • Enfocador Crayford 10:1 : El enfocador que viene de serie no me convencía, y tras sugerencia de mi amigo y compañero Joaquín, opté por cambiarlo. Para oculares de 2” y 1.25”, sin holguras y dos velocidades de enfoque.
  • Buscador óptico 8×50: Creo que el buscador que viene de serie con este tubo, al menos antiguamente, es un 6×30. Con un 6×30 mi opinión es que se tiene un juguete que varias veces no dará la talla. Un 8×50 me parece lo mínimo serio. Con este tubo no hace falta que sea acodado, se llega a observar cómodamente. Tal vez me gustaría tenerlo con el retículo iluminado, pero eso son pequeños detalles. A día de hoy cumple su función.
  • Sistema de ventilación: Hoy en día casi todos los tubos de este tamaño vienen ya con un sistema de ventilación – refrigeración que acelera la aclimatación del espejo. Bueno pues… este venía sin él. Un ventilador corriente de fuente de alimentación (como el e cualquier CPU), acoplado a una tapa semi-flexible que deje circular el aire para entrada y salida, y recortes para acceso a los tornillos de colimación y frenos, con un enchufe para conectarlo basta para una aclimatación sencilla.

cameringo_20161029_021108.jpg

  • Sistema de contrapesos: Un buscador óptico, un Telrad, un enfocador y un ocular de 2” a veces es demasiado peso para el tubo, sobre todo cuando estamos observando cerca del horizonte. El tubo se vence, perdiendo el objeto, desencuadrando todo y con el riesgo de golpear en el suelo o estropear ligeramente la colimación. Un simple sistema de contrapesos es imprescindible si se tienen problemas de este tipo. El mío: tres pesas (una de 0,5 Kg., y dos de 1Kg.), acopladas con imanes (con su correspondiente par pegados a la base para el transporte). Esto permite fácilmente colocar una o varias de las pesas al tubo óptico, que al ser metálico, la fijará sin problema y permitirá tener el contrapeso que necesitemos, desde 0,5 Kg. hasta 2,5 Kg.

cameringo_20161029_020941.jpg

Skywatcher ED120.

20161031_203144.jpg
Tubo: Refractor doblete 120 mm. de apertura, 900 mm. de distancia focal (F:7,5).

Montura: NEQ6 Pro con seguimiento y localización de objetos.

Tener un refractor y deleitarse con la puntualidad estelar que ofrece es hermoso. Claro está que no ofrece las mismas prestaciones que el 300 mm, pero lo valoro por dos motivos: el primero, un equipo con el que encontrar sin trabajo determinados objetos cuando se quiere ir “a tiro hecho”. El segundo, el seguimiento automático que realiza. Esto es fundamental para la astrofotografía, campo en el que espero iniciarme en pocos días con la próxima adquisición que os presentaré en su momento. Aparte de todo esto, proporciona unas imágenes muy nítidas, con muy buen contraste y gran rendimiento en planetaria y estrellas. Observar cúmulos abiertos con este refractor es un auténtico deleite. Como pega, principalmente que el tiempo de montaje y alineado duplica el tiempo empleado en montar y colimar el 300 mm.

Modificaciones:

  • Rowan Belt Kit: Una útil modificación para la montura, al eliminar el efecto “backlash” y además el ruido de la montura se reduce y el funcionamiento es más suave.
  • Belcros en zonas estratégicas: Por ejemplo, para colocar el mando del Syscan en lugares en los que el movimiento de la montura no lo coloque en posiciones comprometidas.
  • Diagonal GSO: Dieléctrica, con salida para oculares de 2” y 1,25”. Fundamental para la observación cómoda sea cual sea la orientación del tubo.
  • Booster Norauto N1000: Es una gran opción para esta montura y cualquier aparato que precise de energía y que vayamos a utilizar. He llegado a tener hasta tres sesiones de al menos dos horas cada una de observación, con un uso moderado de GoTo y seguimiento permanente sin tener que cargarlo. Con una pequeña modificación para la instalación de un conversor DC/AC, ahora también puedo enchufar cualquier cosa que utilice un enchufe convencional. Vamos, como si me quiero llevar la tostadora…

20161030_020416.jpg

Konusky – 45.

20161120_224905.jpg

Tubo: Reflector newtoniano 114. de apertura, 910 mm. de distancia focal (F:8).

Montura: Ecuatorial alemana, manual. Mandos finos para seguimiento.

Este telescopio es el primero que tuve, y aún lo conservo. Obviamente con esta apertura y el resto de características que ofrece, no lo considero válido para unas observaciones medianamente serias. Sin embargo, en su día me sirvió para despertar el ya creciente gusanillo de la astronomía que asaltaba por aquel entonces a ese niño de 9 años que miraba ávidamente por su tubo la luna y buscaba algún planeta y las estrellas de las constelaciones que conocía. Hoy en día, este tubo está instalado en una ventana de mi casa, y aunque el cielo de ciudad (aunque sea una pequeña como esta), un tubo óptico como este y la ventana de una casa no compongan el mejor de los escenarios de observación, siempre está preparado para una vista rápida de alguna estrella, planeta, luna u objeto luminoso, gracias a su orientación hacia la eclíptica.

Hasta aquí la descripción de los telescopios y sus características. Para otro día ya hablaré de oculares, filtros, accesorios varios… hasta entonces, buenos cielos (y a ver si es de verdad…)