Messier 31. Galaxia espiral en Andrómeda.

Fecha: 09-10-2016                  • DJ: 2457670                                                        • Hora: 23:50 UTC

Lugar: Las Enillas (Zamora) • Coordenadas: 41º24’16” N; 5º50’25”W  • Altitud: 734m

Temperatura: 10ºC                 • Humedad: 56%                                                •Viento: 4 Km/hENE

Luna: C. creciente 55,89%     • Bortle: 5/9                                                         • Seeing: 6/10

  • Circunstancias de observación: Nuboso al 10% en SO. Luna recién puesta. Leves turbulencias.
  • Equipo: GSO 12” Dobson
  • Oculares: E. Scientific 34mm 68º 2” ; E. Scientific 18mm 82º 2”; E. Scientific 11mm 82º 1.25”; E. Scientific 6.7mm 82º 1.25”.
  • Accesorios: –

Observación: 

Messier 31 es fácil de localizar por el hecho de ser perceptible a simple vista. PAra ubicarla en el tubo óptico, los saltos estelares son sencillos: partiendo de Mirach (β-And), se realiza el salto hacia μ-And, y a continuación a υ-And. Messier 31 se halla a menos de 2º de esta última.

La localizo en una zona de población estelar media, contando en 1,5º de campo visual unas 50 estrellas. Con 44 aumentos y un campo visual de aproximadamente 1,85º, en primer lugar he de decir que el objeto no cabe completo en el campo debido a su colosal tamaño y a la gran elongación que presenta. Es brillante y de forma inconfundible. La orientación del plano que presenta es oblicua, ni de canto ni de frente, de forma que puede ofrecer detalles de su forma y estructura. Presenta un núcleo tremendamente brillante, en forma de un gran foco de luz centralizado que se va extendiendo hacia el exterior. Se adivina perfectamente la forma de galaxia, ofreciendo ya la estructura espiral, destacando uno de los brazos con orientación hacia Messier 110, dado que en esta zona, a lo largo de la estructura, aparece una zona oscura que sirve de indicador de separación del brazo exterior que se aprecia a continuación. El brillo se distribuye progresivamente a lo largo de toda la estructura, pero sin ocultar algunas estrellas que aparecen superpuestas. En campo amplio es espectacular de observar.

Pasando a observar a 83 aumentos, se aprecia más brillo en los exteriores, concretamente los brazos del objeto, distinguiendo cuatro estructuras de este tipo. El núcleo sigue apareciendo concentrado y con una luminosidad extrema.

Observándola desde 136 aumentos, la impresión es que el brillo es acorde y adecuado. El núcleo de la galaxia, con toda su luminosidad, ocupa prácticamente la totalidad del campo visual, inundándolo de luz como si de un foco se tratase. La orientación del disco se hace idónea para apreciar detalles de la estructura y zonas oscuras en contraste con algún brazo más claro. La visión lateral es muy aprovechada, realzando el brazo más destacable. Para recorrer todo el contorno he de mover ampliamente el tubo óptico, lo que hace notar una extensión lateral enorme, con un disco en su plenitud. Se aprecia una leve capa de polvo qe se difumina hacia los exteriores.

Al observar el núcleo a 223 aumentos, me sigue llamando la atención la concentración luminosa que presenta. Si bien todo el núcleo es muy luminoso en si, el “punto central” presenta un brillo muy concentrado y asombroso. La periferia comienza a perder contraste, por lo que estimo estos aumentos excesivos para percibir el objeto en su conjunto, no así el bulbo central del núcleo.

Messier 31 cuenta con más de 450 cúmulos globulares, y algunos de ellos son observables con el instrumental adecuado. Sin embargo, en esta observación no he querido entrar en ellos: su localización  y observación puede ser trabajosa, detallada y suficientemente amplia y divertida como para dedicar una propia sesión de observación a esta actividad.

Realmente es una visión asombrosa, poder observar así una galaxia, un objeto tan lejano, es indescriptible.

mapa-m31

Datos: 

La galaxia de Andrómeda es conocida desde hace mucho tiempo. Ya hace más de mil años fue referenciada por el astrónomo persa Abd-al-Rahman Al-Sufi, que la describe como la “pequeña nube” en su Libro de las estrellas fijas”. La primera persona en observarla por medio de instrumental y describirla es el astrónomo alemán Simon Marius, y posteriores observaciones por parte de otros astrónomos fueron realizadas hasta que el 3 de agosto de 1764 Charles Messier la adoptó en su catálogo. Sin embargo, en todas las observaciones antiguas nunca se supo de su auténtica naturaleza, siempre referenciada como “nebulosa de Andrómeda”.

Las mediciones modernas sitúan este objeto a 2,5 millones de años luz de nuestra galaxia, y le otorgan un diámetro superior a 140000 años luz, bastante más que los 100000 años luz de diámetro de “nuestra” Vía Láctea. Se estima que contiene hasta 1 billón de estrellas (1×10¹²).

Es el mayor miembro del “Grupo Local”, grupo de galaxias que incluye a la Vía Láctea. Debido a su tamaño y su brillo, es el objeto celeste más distante que puede ser distinguido sin instrumental.

Se acerca a nuestra posición a 140000 metros por segundo, y se predice su colisión con nuestra galaxia en unos 3000 millones de años. Ya en la mitad de ese tiempo comenzarán a deformarse por efecto de la atracción gravitacional que se ejercerán mutuamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s