Cinco consejos para una buena observación.

Muchas veces, sobre todo al comenzar a interesarnos por la observación, independientemente de qué equipo utilicemos o cuáles sean nuestras preferencias, comenzamos sin consejos que, si bien a veces son pasados por alto y pocas veces los vamos a encontrar en algún libro sobre astronomía o guía celeste, me parecen fundamentales y facilitan mucho la vida de cualquier observador.

Sin querer pecar de pretenciosidad, os ofrezco unos consejos que he ido adaptando con el tiempo y que en gran medida me han ayudado en las sesiones de observación, la mayor parte de ellos recopilados de varias fuentes ajenas a mi. Hoy, para comenzar, van cinco:

1- Planificar las sesiones de observación: Has cargado tu telescopio con su correspondiente maleta de oculares, llevas los binoculares impolutos, sonríes pensando en el pedazo de cielo limpio y oscuro que se presenta… lo montas todo, y estás preparado para observar. ¿Para observar qué? Ostras, si vengo sin ninguna idea… pues a observar lo de siempre que ya conozco o a pasar más tiempo de observación mirando las cartas estelares “a ver qué puedo ver” que observando realmente. Nadie dice que lleves las coordenadas de todos los objetos aprendidos, todos los saltos estelares memorizados, los diez objetos NGC que quieres observar tatuados en el antebrazo… pero es útil dedicar unos minutos durante el día, antes de la sesión, a saber qué vamos a ver, por dónde está y si necesitaremos algo para verlo mejor… de este modo nuestras sesiones irán organizadas y no serán un tour improvisado.

2- Pon un hule bonito: La ley de Murphy existe. Si en plena sesión se cae un ocular, caerá sobre una piedra. Si es un tornillo o arandela, caerá sobre el cesped. Pero si vas a la tienda de unos señores de esos que venden de todo y que hay mil en tu barrio, podrás comprar un hule, plástico o cualquier cosa que podrás poner en el suelo antes de montar cualquier equipo. Suavizará caídas, evitará levantar polvo y si pierdes algo, será más fácil encontarlo. El mío es blanco con cuadros azules… digno de abuela.

3- Luz roja, y en su justa medida: El ojo es un órgano fascinante. Pero no perfecto. Para adaptarse a la oscuridad y captar el mayor número de detalles, necesita una adaptación a la oscuridad, que varía entre personas, pero no es menor de diez minutos para ser óptimo. Una luz blanca arruinará nuestra adaptación a la oscuridad y durante un tiempo no tendremos el ojo al 100% para observar. Pero a veces, para anotar datos, cambiar un ocular, leer una carta estelar… hace falta luz. Para ello debemos usar luz roja, tal y como en los cuartos de revelado de fotografía se hace. Es una luz mucho menos dañina para nuestra adaptación (y si nos ponemos tontorrones da un toque romántico), por ello una linterna de luz roja es fundamental. ¿No tenemos una? ¿No la encontramos por ninguna tienda? Pues con un poco de laca de uñas roja tintando la bombilla o el cristal, podemos hacer nuestra brico-linterna roja.

4- Ponte cómodo: Mi compañero Saúl es una mina de sabiduría astronómica, y de él aprendo mucho. Pero lo mejor que me ha podido haber enseñado es a traer una silla plegable, regulable en altura, para observar sentado. En serio, no hay color. Al observar sentado, te encuentras relajado, sin posturas extrañas ni forzadas, cómodo y con todo el tiempo del mundo para dedicar a ese objeto o zona que asoma por tu telescopio o binocular. No diré marcas ni tiendas, pero existen sillas de este tipo en cierta página cuyo nombre tiene que ver con algo la amazonia… prueba a buscar “silla de planchar”.

5- Abrígate: Puede parecer obvio, y cualquiera que haya estado levantado hasta tarde en la calle, y más aún en el campo, lo sabe… Pero me parece un aspecto fundamental. A menudo la diferencia térmica entre el día y la noche es considerable, y según en qué parte del año, más aún. No vale eso de “me pongo una chaquetita y arreglado”… porque lo más fácil es que a la hora de la observación tengas las manos, pies y trasero más fríos que un témpano, y sólo estarás pensando en ir a casa a ponerte calentito bajo las mantas. Buenos guantes, ropa térmica según qué estación, un calzado aislante de la humedad, una capucha (que incluso puede ayudar a aislarnos de contaminación lumínica de otras fuentes), algo para el cuello… en definitiva, ropa y abrigo en condiciones, y una buena previsión de la temperatura y viento que puede hacer por la noche pueden salvar la sesión de observación. Quitarse prendas porque no hagan falta es gratificante, desear tenerlas por tener frío es desesperante.

Espero que estos sencillos consejos os sean de utilidad, y si ya los conocíais… ¡estupendo! Más adelante volveré a la carga con más “trucos” para que las observaciones nos sean más fáciles y placenteras.

vertic_880_0

Anuncios

Messier 3 – Cúmulo globular en Canes Venatici.

Este es un ejemplo de observación sobre un objeto en concreto. Considero importante guardar una reseña de cada objeto observado, a fin de recordar lo observado, sacar conclusiones, hacer comparaciones… o simplemente pasar un rato recordando lo que hemos visto sobre las maravillas que nos aguardan escondidas en la oscuridad.

Fecha: 03-06-2016                  • DJ: 2457542                                                        • Hora: 21:30 UTC

Lugar: Las Enillas (Zamora) • Coordenadas: 41º24’16” N; 5º50’25”W  • Altitud: 734m

Temperatura: 24ºC                 • Humedad: 40%                                                • Viento: 9Km/h NE

Luna: Nueva meng. 0,60%    • Bortle: 4/9                                                         • Seeing: 7/10

  • Circunstancias de observación: Nubosidad del 10%, creciente y cubriendo horizonte en SO.
  • Equipo: GSO 12” Dobson
  • Oculares: Celestron 25mm plössl; Moonfish 14,3mm; E. Scientific 4,7mm 82º.
  • Accesorios:

Observación: 

Messier 3 es un cúmulo globular, localizado fácilmente en esta sesión a través de un único salto estelar, aproximadamente a medio camino camino entre Arturo (α-Boo) en el Boyero y Cor Caroli (α-Cvn), en Canes venatici. Me parece una forma muy correcta y fácil de localizar este objeto, ya que ambas estrellas de referencia son muy fáciles de localizar, y Messier 3 se haya en línea perfecta entre ambas, ligeramente más cerca de Arturo.

Con 60x el cúmulo aparece brillante, semi-resuelto, encuadrado en un rectángulo casi perfecto entre tres estrellas y una triple agrupación.

Desde los 105x, se muestra una densidad bastante notable, una forma bastante redondeada y un núcleo muy definido y muy circular. Se puede profundizar en la desperdigación de estrellas componentes del objeto, profusa en miembros separados y de un brillo considerable. Se aumenta muy notablemente la resolución, aportando un bello espectáculo de un globular ejemplar, con sus zonas bien diferenciadas y abundantes.

Forzando los aumentos hasta 320x, se resuelve una basta cantidad de sus componentes,  incluso del núcleo, sin haber perdido excesiva iluminación ni definición. Se puede apreciar bien la forma redondeada central, y una sub-forma en prolongación, similiar a dos brazos en punta, alargados.

Datos: 

M3 fue el primer descubrimiento realizado por el propio Messier, el 3 de mayo de 1764. Es posible que fuese, además, el objeto que eventualmente llevó al astrónomo francés a trabajar en su catálogo para diferenciar todos estos objetos de los cometas que tanto ansiaban encontrar en aquella época.

Dado que está a unos 33.900 años luz de distancia, M3 está más lejos de nosotros que el centro de nuestra propia galaxia, pero brilla con una intensidad 300.000 veces superior a la del sol. Tiene un diámetro de unos 180 años luz, quizá 200, y cuenta con una edad de unos 8.000 millones de años, acercándose a nosotros a una velocidad de 147,6 km/s (unos 500.000 km/h, en lo que entra en juego también la velocidad de desplazamiento del Sistema Solar y otros factores).

Este cúmulo se encuentra en el halo galáctico, a unos 40.000 años luz del centro de la galaxia, pero tiene una órbita excéntrica y bastante extrema.

 

Messier 5. Cúmulo globular en Serpiente.

Fecha: 03-06-2016                  • DJ: 2457542                                                        • Hora: 22:30 UTC

Lugar: Las Enillas (Zamora) • Coordenadas: 41º24’16” N; 5º50’25”W  • Altitud: 734m

Temperatura: 21ºC                 • Humedad: 38%                                                • Viento: 9Km/h NE

Luna: Nueva meng. 0,60%    • Bortle: 4/9                                                         • Seeing: 7/10

  • Circunstancias de observación: Nubosidad del 10%, creciente y cubriendo horizonte en SO.
  • Equipo: GSO 12” Dobson
  • Oculares: Celestron 25mm plössl; Moonfish 14,3mm; E. Scientific 4,7mm 82º.
  • Accesorios:

Observación: 

Localizado mediante largos saltos estelares, desde Brachium (σ-Lib) hacia Zuben El Schemali (β-Lib), y continuando en ese sentido aproximadamente otro tanto de lo recorrido (aproximadamente 11,66º lineares en el último salto). Aparece muy cercano a una binaria (5-Ser, HR 5994), amarilla que he resuelto a duras penas con 320 aumentos, siendo la compañera de magnitud ínfima.

A 60x se aprecia como un cúmulo muy rico y luminoso, tanto en núcleo como en periferia, con forma bien redondeada, y superando los 15′ en diámetro.

Aplicando 105x, se distingue un núcleo definido, bastante compacto y con gran luminosidad. De igual modo se aprecia una periferia muy rica en población estelar, bastante dispersa y extendida, sobre todo hacia la parte más orientada a la estrella 5-Ser, formando una especie de “letra C” desdibujada, o elíptica.

Con 320 aumentos aprecio como las estrellas más brillantes no se presentan en el núcleo, sino rodeándolo, tal vez por contraste. Se destaca más aún la dispersión hacia la estrella referenciada, y la gran región periferal que posee. Forzando con estos aumentos, el núcleo pierde mucha luminosidad, no así la corona, que se sigue mostrando amplia. Destaca una estrella por encima del resto, situada en la parte inferior-derecha del cúmulo, y que en fotografía se descubre como de dos componentes.

Se debe tener cuidado en las observaciones con gran campo, ya que la luminosidad de 5-Ser puede afectar a la visión y apreciación de este globular.

Datos: 

Inicialmente, este cúmulo globular fue descubierto en 1702 por el astrónomo alemán Gottfried Kirch, y su esposa, mientras observaban un cometa. Ambos creyeron que estaban observando una nebulosa. Fue un error que también cometió Charles Messier al redescubrirlo en 1764, cuando anotó al respecto que “(…) he descubierto una bella nebulosa en la constelación de la serpiente (…). La nebulosa no contiene ninguna estrella; es redonda (…)”. Evidentemente, el problema que tuvo el astrónomo francés fue que su telescopio no era lo suficientemente grande para poder apreciar el cúmulo con mayor detalle.

Los astrónomos creen que M5 es uno de los cúmulos globulares más antiguos, con una edad aproximada de 13.000 millones de años. Además contiene más de un centenar de estrellas variables, y hasta una nova enana.

Además, tiene dos pulsares con periodos de rotación medidos en milisegundos y la cantidad total de estrellas está estimada en entre 100.000 y 500.000. Está a unos 24.500 años luz de nosotros, y tiene un tamaño de alrededor de 165 años-luz, pero su influencia gravitacional (como ya he mencionado en otras entradas, a lo que nos referimos es a la zona del espacio en la que cualquier estrella que pase cerca del cúmulo queda atada a él por la fuerza de la gravedad del cúmulo, en lugar de estar atada a la galaxia) es de más de 400 años luz.

Messier 4 – Cúmulo globular en Escorpio.

Fecha: 03-06-2016                  • DJ: 2457542                                                        • Hora: 22:00 UTC

Lugar: Las Enillas (Zamora) • Coordenadas: 41º24’16” N; 5º50’25”W  • Altitud: 734m

Temperatura: 22ºC                 • Humedad: 39%                                                • Viento: 9Km/h NE

Luna: Nueva meng. 0,60%    • Bortle: 4/9                                                         • Seeing: 7/10

  • Circunstancias de observación: Nubosidad del 20%, creciente y cubriendo horizonte en S-SO.
  • Equipo: GSO 12” Dobson
  • Oculares: Celestron 25mm plössl; Moonfish 14,3mm; E. Scientific 4,7mm 82º.
  • Accesorios:

Observación: 

Messier 4, cúmulo globular en Escorpio, se localiza muy fácilmente, con un único salto estelar, desde Antares (α-Sco), ligeramente hacia el W, en línea con π-Sco.

Desde 60 aumentos, aparece como un cúmulo no excesivamente abigarrado, incluso disperso podría decirse, con un núcleo dando la sensación de estar más concentrado en una especie de franja vertical. Se aprecia una notable resolución ya desde estos aumentos.

A partir de los 105x, podemos confirmar que la zona más brillante y central del núcleo se conforma efectivamente en una franja longitudinal que atraviesa el cúmulo. Llama la atención la poca concentración del globular, nada abigarrado y con una muy notable dispersión. Presenta componentes muy alejadas del núcleo que resultan tan brillantes como éste.

Tal vez 320x aumentos resulten demasiados para este objeto, si bien al emplearlos en esta sesión hemos podido tener una visión gratificante, con una resolución digna de observarse, disfrutando de su forma irregular y dispersión, pudiendo detenernos en cada detalle expuesto anteriormente.

Datos:

Fue descubierto por Philippe Loys de Chéseaux en el año 1746 y más tarde catalogado por Charles Messier en 1764. Este fue el primer cúmulo globular donde se distinguieron estrellas individuales.

A una distancia de 7.200 años luz, debe ser el cúmulo globular más cercano a nuestro Sistema Solar.

En 1987 se descubrió un púlsar en M4 con un período de 3,0 milisegundos. Fotografías tomadas por el Telescopio Espacial Hubble en 1995 han revelado estrellas enanas blancas que están entre las más viejas de la Vía Láctea (su edad se estima en unos 13.000 millones de años). Una de ellas es una estrella binaria con un púlsar como compañero, PSR B1620-26 y un planeta orbitándola con una masa 2,5 veces superior a Júpiter.

En la actualidad (2006) se han catalogado hasta 74 estrellas variables, la mayoría de ellas de tipo RR Lyrae

Bienvenida al infinito

Bienvenidos a un blog dedicado a todos los amantes de la astronomía y las maravillas que existen en nuestros firmamentos. Desde el curioso que ocasionalmente ha alzado la vista hacia el cielo nocturno y se ha maravillado ante la inmensidad de tantos “puntos brillantes” que lo pueblan, como al incansable observador que noche tras noche se dedica a observar a través de complejos instrumentales, espero que este blog os resulte ameno, interesante y una pequeña fracción de lo cautivador que puede ser todo lo relacionado con la astronomía.

Sobre este blog, he de decir que el que suscribe no es ningún experto en la materia, solamente un enamorado de todos los secretos, sucesos y tesoros que el firmamento nocturno ofrece a quien lo sepa observar con atención. Casi todo lo que aparecerá en este lugar está hecho a través de mis observaciones, impresiones y experiencias que, con mayor o menor acierto, trataré de compartir con todo aquel que le interese.

El universo y su comportamiento llega a ser abrumador, fascinante, conmovedor, intrigante y su descubrimiento es un viaje infinito en el cual el ser humano apenas ha abierto los ojos para dar el primer paso. Pongámonos en marcha, pues hay mucho que recorrer, y si bien sabemos que el camino continuará más allá de los pasos que lleguemos a recorrer, ¿qué mayor gozo que saber que aún queda un largo viaje cuando se disfruta de él?

01